Essam Daod: “La historia de personas sin voz que nadie quiere contar”

Once upon a time in Lesbos... from La Kaseta Ideas Factory on Vimeo.

Essam Daod, un psiquiatra infantil palestino, es activista y colaborador de Proactiva Open Arms desde 2015, cuando decidió ir a Lesvos a ayudar a todas aquellas personas que cruzan el Mediterráneo. Desde entonces, como persona que ha sufrido la falta de Derechos Humanos en su país, trabaja en su propia organización Humanity Crew y ofrece conferencias en todo el mundo hablando de su experiencia como activista.

– ¿María y tú cuando decidisteis ir a Grecia? Creamos Humanity Crew porque pensamos que no todo gira a nuestro alrededor y no necesitamos parar nuestras vidas para ayudar a otras personas. Si te organizas puedes continuar con tu vida, mantenerte fuerte y ayudar más. Fuimos a Grecia por primera vez porque queríamos escapar de toda la injusticia de nuestro país; queríamos sentirnos bien y humanos con otras personas. Aquí entendimos que nuestro pasado y presente no es solo sufrimiento, sino conocimiento y fuerza que podemos usar ayudando a los demás porque nadie mejor para entender a un refugiado que alguien que ha nacido en esta condición. Así que lo que estamos haciendo es convertir 70 años de guerras y sufrimientos en conocimiento y poder, así es como realmente podemos liberarnos de nuestro estado de más de 70 años como refugiados y ayudar a otros que están sufriendo lo mismo en el presente.

– ¿Cuanto tiempo estuvisteis en Grecia? La primera vez 3 semanas.

Essam Daod

– ¿Como fue vuestro trabajo como voluntarios en Grecia? Esta crisis me ha revelado la crueldad del mundo en el que vivimos. Nuestra propia crueldad. Me pregunto si está bien estar en el lado de Grecia, ayudando a personas que han sido explotadas en Turquía porque en mi día a día compro productos de Apple y Samsung, sabiendo que explotan a los trabajadores y permiten muertes en sus talleres clandestinos. Vivo en un país que hace mal a otras poblaciones. Así que en mi día a día estoy en la parte de Turquía.

– ¿Qué te han enseñado estas experiencias? Consigues una imagen real de ti entre estas dos realidad. A ti mismo te dices: es terrible pero es bonito estar aquí. A pesar de las muertes y el sufrimiento, empiezas a ver algo mejor a través de las personas refugiadas: su gratitud, aunque hagas poca cosa, cuando las rescatas del agua y las abrazas. Estar rodeado de buena gente, que lo ha dejado todo atrás para venir como voluntario. Gente que llora con los desastres pero está feliz cuando las cosas salen bien. Empiezas a disfrutar la ilusión. Todo el mundo es bueno. Te olvidas del Facebook, del WhatsApp, las guerras, el dinero… Por primera vez en años me olvido del capitalismo, la hipoteca, el trabajo, las dudas de quien y qué soy. En Grecia era visto como nada pero era considerado una persona.

– ¿Podrías explicarnos el mejor recuerdo que tienes de Grecia? El momento que llevo en mi corazón es la primera vez que pude reestructurar la experiencia de un niño que llegó a las costas en un barco de refugiados: desde el miedo y la debilidad a la fuerza y el heroísmo. Su nombre es Omar, estaba asustado y lloraba, no sabía que estaba pasando con él. Le conté la historia de “Omar, el héroe que cruzó el mar”. Poco a poco dejó de llorar y empezó a sonreír y a contar su historia heroíca imaginaria sobre como paró las olas con sus manos para proteger a todo el mundo. Así surgió una nueva técnica para crear narrativas de heroicidad en zonas de guerra, y actualmente estamos expandiendo este proyecto, “El proyecto héroe” (The hero project) a otras zonas en crisis, así que no solo podemos aliviar el trauma de los niños, sino evitarlo y transformarlo en un héroe y empoderarlo.

– ¿Y el peor recuerdo? Fue a finales de octubre de 2015 en la costa de Skala, el norte de Lesvos, la isla de Grecia. Cinco miembros de la ONG Proactiva Open Arms y yo estábamos en un acantilado. Vimos una embarcación de madera lanzada desde el lado turco y empezamos a hacer el seguimiento. Poco después empezamos a ver puntos naranjas (chalecos salvavidas) apareciendo en el agua. Como una pelota que metes bajo el agua y vuelve a salir. Al principio pensamos que era un pequeño barco hundiéndose. Uno de los chicos tenía una cámara térmica con una resolución alucinante; se podía ver a personas caminando en el lado turco. Me llamó y me dijo: “doc, ven aquí, he contado más de 100 personas, probablemente 200 o 300” en el agua. Él sabia por qué me decía esos números: quería decir que no era una pequeña embarcación, sino una lancha de madera desintegrándose. Decía que podía ver puntos negros desapareciendo. Personas hundiéndose. Los socorristas españoles salieron con una moto de agua hacia allí. Avisamos a todas las organizaciones y grupos de la zona. Los guardacostas griegos llegaron con barcos de pesca para el rescate. Todo el mundo empezó a sacar a las personas del agua; algunos usando barcos, otros redes. Estábamos en la playa reanimando personas. Niños con padres, otros solos, era un caos. Este murió, dejalo; este no lo hará, déjalo. Solo había 1 o 2 tanques de oxígeno, no más. No había medicinas. Todo reanimaciones manuales. Estuvimos en la playa hasta la 1am. Los griegos llevaron a los niños a sus casas, abrieron iglesias y escuelas para que pudieran pasar allí la noche. Voluntarios dejaron sus habitaciones de hotel para que las refugiadas pudieran dormir. Al día siguiente, de todo esto solo quedaba un titular lacónico diciendo: “242 personas fueron rescatadas en las costas griegas” y nada más sobre los más de 30 cuerpos muertos y más de 100 desaparecidos.

– ¿Como ha influido Tokyma en tu vida? ¡Lo puedo decir en pocas palabras! Tokyma es una de las razones por las que Humanity Crew existe. És el único film que explica la historia de lo que pasa en las islas, que ayuda a difundirlo y a recibir ayuda y reconocimientos; Tokyma es el mejor ejemplo de como una cámara en manos de buena gente puede marcar una gran diferencia.

– ¿Podrías explicarnos la historia de Humanity Crew? Después de nuestra primera misión en Octubre de 2015, cuando presenciamos el sufrimiento de las más de 200 mil personas que llegaron en menos de un mes en barcas de goma desde Turquía a Grecia, huyendo de la guerra, y donde miles de ellos murienon. Recuerdo que una semana después de volver a casa, mientras estábamos con amigos compartiendo las historias de Grecia, les enseñé la foto de un niño publicada por un diario alemán, un niño a quien le practiqué una RCP después de un naufragio el 28 de octubre. Miestras explico la historia, mi mujer echa un vistazo y dice “Este es Ahmed” y empieza a explicar como el niño llegó al hospital sin reaccionar a nada, traumatizado (rección trumática conocida como catatonia) y como, durante 3 días, durmión con él y lo abrazaba, hablándole en árabe hasta que empezó a moverse. La cogió de la mano, la llevó a un cristal y dijo “ANA BADI BAYT” (quiero ir a casa). Cuando María acabó la historia, empecé a llorar porque también soy ciego al alma de lo refugiados, que he creado robots después de cada RCP descuidando sus almas. En este momento María ya se habñia graduado en la universidad George Washington de segundo grado en derecho y yo estaba a punto de acabar la residencia en psiquiatría infantil. Decidimos continuar y fundar Humanity Crew para dar ayuda psicosocial y una primera respuesta a la salud mental en refugiados y desplazados. Desde nuestra primera misión, tenemos 194 delegaciones y proveemos más de 26 mil horas de ayuda a la salud mental a más de 10 mil refugiados. Hacemos este trabajo junto a Proactiva Opena Arms, quienes lideran las operaciones de rescate desde 2015 y has salvado cientos de vidas.

– ¿Como fueron tus conferencias en Cataluña sobre tu trabajo como psiquiatra?En 2016, Humanity Crew fue premiada con el “The Defenders of Refugee Rights Award” en la 4a Edición de Ciudades Defendiendo los Derechos Humanos en Barcelona. Di más de 10 conferencias en Cataluña a políticos, estudiantes y público en general. Fue una gran experiencia para mi porque por primera vez conocí a gente catalana y entendí porqué ayudan en cada crisis del mundo y nunca se posicionan en contra. Es por la gran inversión en las nuevas generaciones; las mejores charlas fueron a alumnos de primaria; ver que son conscientes del sufrimiento de otros y su voluntad de ayudar, te ayuda a entender porque Proactiva fuer la primera en ir a Grecia.

– ¿Podrías explicarnos tu experiencia en las TED talks? Las TED talk han sido una gran experiencia, ¡son un gran logro para Humanity Crew! Pero lo más importante es que he puesto en el punto de mira la salud mental en personas refugiadas. Personas con influencia ahora pueden pensar y dar soporte a esta causa importante y descuidad en la ayuda humanitaria. Además, esta conferencia fue elegida como principal para el portal de TED en honor al dia mundial de las personas refugiadas el 20 de junio de 2018.

– ¿Como está la situación en Palestina ahora? ¡Se trata de Gaza! ¡No deberíamos hablar de nada más porque todo lo que está ocurriendo allí es un crimen contra la humanidad! Gaza es la mayor cárcel del mundo, sin accedo al resto del mundo, casi 3 millones de personas sin derechos y sin nadie con quien hablar sobre ello; solo 3 horas de electricidad y el 90% no tiene agua potable. La salud mental es una catástrofe. Casi 100 personas han sido disparadas y asesinadas durante las manifestaciones pacíficas en la frontera en los últimos meses. ¡Todo el mundo tiene que levantarse y rápido!

– ¿Como afecta psicológicamente a los niños esta situación? Los niños refugiados son, sin duda, los más vulnerables. Primero porque son niños, y segundo porque sus padres también están afectados psicológicamente lo que complica el normal desarrollo de un ambiente sano. El trauma tiene un impacto en todos los aspectos. Biológicamente cambia la estructura del cerebro y la función de supervivencia de los niños. De mayores tendrán más probabilidades de ser adictos a las drogas, intentar suicidarse o sufrir enfermedades mentales. Esto quiere decir que crecerán con enfermedad y difícilmente serán productivos para las comunidades que los acojan.

– ¿Cuanto tiene llevas trabajando como psiquiatra de niños? Desde 2012, 6 años.

– Finalmente ¿como influyó Tokyma en la población de Palestina e Israel? ¡Creo que Tokyma influye igual en todas partes! Explica la historia de seres humanos, desde dos puntos de vista: los supervivientes y los que rescatan sin intereses propios ni políticos: la historia de personas sin voz que nadie quiere contar. La gente se da cuenta que a Europa no vienen colaboradores del ISIS o del ejército de Assad como dicen algunos políticos, sino bebés, mujeres y hombres que huyen de la muerte buscando una vida. Tokyma muestra el lado humano de esta crisis.

Have your say

uno × 3 =