Covid-19 y fronteras europeas: territorios ignorados

Las noticias de los últimos días se centran en el Covid-19, un virus que no entiende de fronteras, y a los medios, ahora, les cuesta recordar que desde hace unos días Europa y la policía griega recibe con disparos a los barcos que intentan llegar a Lesbos desde Turquía. Ni la Unión Europea ni ningún gobierno ha gestionado ninguna medida higiénica ni sanitaria contra el Coronavirus en los campos de refugiados de las islas como Lesbos. Los gobernantes de la UE son los responsables de la vida de miles de personas que viven en las fronteras de Europa.

El virus supone un gran peligro para todas las personas que están encerradas malviviendo indefinidamente en condiciones insalubres en los campos de las islas griegas, donde se amontonan familias, niños, jóvenes, adultos y sus vidas están en riesgo si no se aplican medidas sanitarias urgentes. En Cataluña ya se han creado redes de solidaridad para evitar la propagación del virus en el país, y son decenas las personas que buscan la manera de ayudar a la gente major, pero ¿quien se encarga de proteger a todas aquellas personas que no tienen donde aislarse?

Desde el 2014, han muerto más de 20.000 personas intentando llegar a Europa. Los campos de refugiados se encuentran en condiciones deplorables, llenos de basura y con enfermedades por las pésimas condiciones higiénicas. El coronavirus genera más incerteza y empeora esta situación y, una vez más, los más vulnerables son los que sufren las consecuencias de la irresponsabilidad de los gobiernos.

Para aportar nuestro granito de tierra y no olvidar la situación que se está viviendo en Lesbos, hemos decidido abrir gratuitamente y para toto el mundo nuestro documental To kyma Rescate en el mar Egeo, dirigido por David Fontseca y Arantza Diez, y que lleva más de cuatro años vigente porque la situación en las fronteras europeas no cambia. El trabajo de las ONGs como Proactiva Open Arms siguen siendo imprescindibles.

Have your say

cuatro − uno =